26.11.08


Microteatro en La Fragua 


La madalena

Acto único

Exterior. Alta mar. Un sol de justicia. Suave brisa y una bandada de gaviotas dando vueltas en círculo sobre una barca a la deriva. A popa y a proa de la embarcación se distinguen dos enormes bultos. Apenas pueden moverse ni hablar. Son Falete y Antony Hegarty, del grupo Antony and The Johnsons. Entre ellos, flotando en el agua que se acumula en el fondo de la barca, hay una madalena.

Falete (recostado, habla con mortecino acento andaluz): “Antony, lo dicho, ni se te ocurra tocar la madalena”

Antony (sin fuerzas, resollando, con aflautado acento inglés): “Falete, no te conozco. No sé por qué sabes mi nombre ni por qué conozco yo el tuyo. No sé qué hacemos aquí, pero esa madalena es mía”.

Falete: “Hace mucho calor y he visto a Camarón en sueños. Me ha dicho que la madalena es para mí. Voy a mojarla en un café con leche. A lo mejor la unto con manteca colorá”. (Desfallece, está exhausto)

Antony: “Estás desvariando y no te entiendo. Te voy a morder y un ángel de hielo velará mis ojos. He bebido agua salada. Quisiera beber mi orina, pero no puedo”.

Una gaviota roza los bultos al sol. Los párpados de ambos artistas tiemblan al paso fugaz de la sombra del ave. Falete entona una saeta que suena desoladora en el ancho océano. Una lágrima resbala por la mejilla derecha de Antony. Une su voz al canto de Falete. El américano entra en éxtasis musical. Falete lo percibe y, sin dejar de cantar, comienza a extender lentamente su mano enjoyada hacia la madalena.

“Ayyyyyyyy, aaaaaaaaa yyyyyyyy, aaaa ayyyyy” (Falete canta y Antony le acompaña, en trance). Entonces el inglés abre un ojo y descubre las intenciones de Falete, que se sabe descubierto. Ambos se lanzan sobre la madalena con sus últimas fuerzas y desequilibran la embarcación. Las gaviotas se espantan. Los artistas generan un enorme oleaje. Falete ha agarrado la madalena y se la intenta acercar a la boca. Antony agarra con sus dos manos las de Falete, quien abre la boca de manera desmesurada tratando de comerse el bollo.

La barca se bambolea y las gaviotas comienzan a chillar. Los artistas se están quedando sin fuerzas…


NOTA: Si te apetece, continúa tú esta historia en los comentarios.


Etiquetas: ,





4 Comments:

Ambos caen al mar, mar de algas, mar de lágrimas, subconsciente de la humanidad.

PD: aderezar el cocido resultante antes de servir.

By Anonymous Anónimo, at 26 de noviembre de 2008, 19:02  

jo, eso de seguir la historia en los comentarios NO VALE!

Quiero pasar qué le pasa a la madalena sin tener que pensarlo yo!

By Anonymous Trajanas, at 26 de noviembre de 2008, 20:25  

Quiero saber...

By Anonymous Trajanas, at 26 de noviembre de 2008, 20:26  

En un giro inesperado...la madalena se los come a los dos y después absorbe el océano...

By Blogger Luis, at 27 de noviembre de 2008, 5:10  

Post a Comment

Creative Commons License
Obra acogida a una licencia de Creative Commons

Estadísticas

This page is powered by Blogger. Isn't yours?