26.8.11


Réquiem por las fantasías eróticas bibliográficas 




Hoy es posible que dos almas gemelas (pongamos que Agapito y Lucinda) viajen en el metro, frente por frente, y que sean las primeras personas que, en una década, a las 11.13 de la mañana de este viernes 26 de agosto de 2011, estén leyendo ‘La Comunidad Inconfesable’, de Maurice Blanchot. Podría ocurrir en la línea 3 del Metro de Madrid. Digamos que entre las estaciones de San Fermín-Orcasur y Palos de la Frontera.

Porque Agapito hubiera aguantado hasta Palos de la Frontera (aunque él habitualmente se baja en Almendrales)...

Habría bastado con que Lucinda no estuviera leyendo ese libro sobre el amor verdadero (esa comunidad inconfesable ante la muerte) en formato EPUB. Y viceversa. Lucinda hubiera bajado precipitadamente en Almendrales en pos de Agapito si éste no se hubiera descargado el libro en un PDF hecho a base de fotocopias guarrindongas.

Dentro de 30 años quizá el uno podría haber acompañado a la otra en ese momento intransferible del morir.

Claro, esto va de muerte: de la muerte de las miradas furtivas a las portadas de los libros de los viajeros de Metro. Y de las fantasías subsiguientes... ¡Cuántas etapas preliminares ahorra en la alcoba de nuestra mente un libro determinado!: es mucho más efectivo que pasarse el día en Meetic.

Reconozcámoslo: Es un magno acontecimiento descubrir en el metro una chica que no lea a Federico Moccia o (¡todavía!) a Dan Brown, como lo es descubrir a un chico que no devore cualquier volumen de fantasía heroica, de técnicas de márketing o… el código de la circulación. Ahora ya da igual: tras la fría espalda del Kindle, el Reader o el cacharro que se desee, no se adivina nada. Y es peligroso: cualquier incauto puede fantasear durante siete paradas, sin saberlo, con una lectora de César Vidal.

Y no miro a nadie.

(ILUSTRACIÓN: 'Reading in the Subway' por John Sloan)

Etiquetas: , , , ,





5 Comments:

¡Cuánta razón! Anda que no me habré fijado veces en alguien sólo porque leía un libro interesante...

By Anonymous carolina, at 26 de agosto de 2011, 13:25  

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

By Blogger Yon, at 28 de agosto de 2011, 16:34  

Creo que voy a dejar de FORRAR mis libros y buscar mas miradas furtivas.
(Y empezaré a odiar los correctores ortográficos)

By Blogger Yon, at 28 de agosto de 2011, 16:37  

Lo malo son los 25 € que cuesta llevar algunos libros, en papel.

By Blogger MyBody, at 29 de agosto de 2011, 11:12  

Nunca supe de nadie, probablemente porque nadie hubo, que me admirara en el metro por leer lo que leía. Que ni era, ni es ni será Moccia ni todas esas palabrotas que dice usted. Me quedo con el Reader, que pesa menos. Y sigo comprando también. Pero lo que compro, lo leo en casa.

By Blogger k, at 4 de septiembre de 2011, 0:09  

Post a Comment

Creative Commons License
Obra acogida a una licencia de Creative Commons

Estadísticas TOP Bitacoras.com

This page is powered by Blogger. Isn't yours?