17.12.14

Arriba, abajo, al centro y… 

¿Quién necesitaba un GPS en la Antigua Roma? Ni Dios, o sea: ni Júpiter. Hoy en cambio vivimos sin centro, sin referencia, quizá porque… ¡Hay demasiados centros! Y porque delegamos en el GPS. Era fácil orientarse en las ciudades del Imperio Romano: dos vías principales formaban una cruz y estructuraban el espacio urbano, que también era el espacio de las leyes y de la ética. Esas vías eran el decumano (que iba de este a oeste) y el cardo (que discurría de norte a sur). El centro de la ciudad era el punto donde se cruzaban esas vías, ésa era ‘la plaza pública’ y así se configuraron miles de ciudades en Europa durante siglos. De hecho esa estructura se recogió en las ordenanzas de Felipe II en el siglo XVI y sirvió para diseñar el plano urbano de otras tantas miles de ciudades de América Latina. Flipante, lo sé.

Sigue leyendo en La Marea.

Etiquetas:





0 Comments:

Post a Comment

Creative Commons License
Obra acogida a una licencia de Creative Commons

Estadísticas TOP Bitacoras.com

This page is powered by Blogger. Isn't yours?