28.10.15

El ocaso de la propiedad 

La barba de Van Gogh era pelirroja. Van Gogh tenía esa propiedad: una barba pelirroja. Esperanza Aguirre conduce un Toyota blanco. Esperanza también tiene esa propiedad: un coche. Llamamos de la misma manera (propiedad) a un rasgo físico -natural- y a un objeto -artificial-. Quizá no sea una identificación inocente. Durante siglos los dueños (amos, señores, etcétera), han querido defender su patrimonio como si fuera una atribución natural o divina. Van Gogh tenía la barba pelirroja por obra de la naturaleza o por gracia de Dios; por estos mismos motivos el terrateniente y el oligarca defendían su derecho sobre las cosas y las personas. En el siglo XX, tras un larguísimo proceso histórico, ese derecho a la propiedad privada se democratizó y transfirió al resto de individuos, especialmente después de la Segunda Guerra Mundial. Surge entonces el paradigma en el que hasta ahora hemos vivido: el modelo de sociedad de consumo, tal y como lo definió el filósofo Henri Lefebvre. Pero quizá esta forma de sociedad esté empezando a dar síntomas de agotamiento.

(Sigue leyendo en La Marea)

Etiquetas: , , , , ,





0 Comments:

Post a Comment

Creative Commons License
Obra acogida a una licencia de Creative Commons

Estadísticas TOP Bitacoras.com

This page is powered by Blogger. Isn't yours?